Ambientación


Mischief Managed es un foro ambientado en la época de los Merodeadores donde podrás encontrar a todos los personajes conocidos de la saga. El mundo mágico comienza a cernirse bajo la oscuridad de los Mortifagos y los miembros de la Orden del Fénix luchan para contrarrestar su poder. La guerra va a comenzar y depende de tu personaje el resultado final. No nos basamos en los libros para determinar el futuro de las batallas ¿ganaran los mortifagos o los pro-muggle? nadie lo sabe, todo se decidirá a medida que el rol avance.




Últimos temas
» Afiliate aquí
Mar Ago 11, 2015 10:32 pm por Invitado

» Fantasy Come True || Cambio de Url y Boton [Normal]
Lun Ago 03, 2015 12:00 am por Invitado

» True History of Hogwarts [Afiliación Élite]
Dom Jul 19, 2015 2:17 am por Invitado

» Bueno, pues...
Lun Jun 22, 2015 5:02 am por Narcissa D. Black

» Strange things would happen here | Jonathan A. Reed
Vie Jun 19, 2015 7:00 am por Sarah Minelli

» Pequeña ausencia.
Jue Jun 18, 2015 7:10 pm por Lucius A. Malfoy

» Confirma Aquí
Jue Jun 18, 2015 5:33 pm por Invitado

» Daemon Swartz (en construcción)
Jue Jun 18, 2015 11:19 am por Daemon Swartz

» ¿Que estas pensando?
Jue Jun 18, 2015 10:50 am por Alecto N. Carrow

staff






ADMIN MP|PERFIL


ADMIN MP|PERFIL


ADMIN MP|PERFIL


MOD. MP|PERFIL




redes sociales






censo




GRYFFINDOR
9 PJ
SLYTHERIN
6 PJ
HUFFLEPUFF
4 PJ
RAVENCLAW
5 PJ
HOGWARTS
2 PJ
ADULTOS
3 PJ
MORTIFAGOS
8 PJ
ORDEN DEL FÉNIX
6 PJ




clima


Nos encontramos en el mes de Septiembre, las clases acaban de comenzar en Hogwarts. El otoño acaba de llegar con temperaturas de entre 10 y 19 grados centígrados; a partir de octubre el frió comienza a hacerse notar y no se puede salir a la calle sin un buen abrigo o ropas cálidas.
LUNA LLENA
20, 21 y 22







relojes




31 PUNTOS


40 PUNTOS


5 PUNTOS


12 PUNTOS




compañeros


hermanos




élite




34/40
Princeton Universoty aepfd4.jpg Expectro Patronum BelovedHogwarts




créditos


Este foro ha sido basado en la saga de Harry Potter, adaptando algunos datos de los pj e historia para crear la trama. El diseño fue creado por Bel exclusivamente para este foro, muchas gracias por prestarnos este maravilloso skin. La personalidad y contenido de los post pertenecen a los users del foro. NO COPIEN, SEAN ORIGINALES.
También nos gustaría agradecer a los users por acompañarnos en esta aventura. Gracias son los mejores!








Funny Games -Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Funny Games -Privado

Mensaje por Ayden Von Auermann el Jue Jun 11, 2015 3:35 pm


Funny Games

19 de Septiembre | 3:46 HS | Casa de Alexander | Ayden & Alecto



Las varitas rodaron por el suelo del salon, ambos estaban demasiado doloridos tras haber atravesado la mesa de cristal como para pensar en lo que representaba aquello.
Toda la habitación se encontraba destrozada,  las paredes quedaron manchadas con rastros de quemaduras por algún hechizo bien despejado, la antigua mesa se había convertido en cristales rotos que se extendían por el suelo y los pocos libros que había, se transformaron en ceniza. Ahora lo único que valía la pena en aquel lugar eran las dos personas que intentaban moverse e imponerse al contrario, cazador y presa que se había intercambiado los papeles durante varios minutos y que ahora se encontraban en un empate casi técnico, ambos luchando por sobrevivir.
La chica se estiró con dificultades, intentando levantarse, ayudándose con las manos que sangraban al clavarse en los cristales. El hombre parecía todavía mareado por aquella embestidas que la joven acababa de hacer y solo podía hiperventilar y pensar que su corazón fallaría en alguna momento de la contienda. La mujer se giró y se pudo colocar encima de aquel hombre de mediana edad, el cual parecía que se había roto la muñeca durante el forcejeo, le golpeó con el puño cerrado directamente en el rostro esperando dejarlo dormido durante un buen rato, una y otra vez, cambiando del brazo derecho al izquierdo, del puño que le costaba cerrar por los cortes al que se encontrado magullado por la pelea de varitas.
-Muere, hijo de puta-exclamo la chica. Nunca antes un mago que rondaría los cuarenta años la había dado tanta guerra.
Alexander Krechenko, era el verdadero nombre de aquel tio que yacía en el suelo de forma sorprendentemente resistente. Se había dedicado toda su vida a ser un chupatintas del ministerio, rellenando papeles y poniendo sellos, todo papel que circulaba por el ministerio había circulado previamente por sus manos, aunque para sorpresa de Ayden, también había practica su Defensa contra las Artes Oscuras en su tiempo libre. Para “Von Rompecraneos”, y más especialmente para el Señor Oscuro era un sujeto que debía ser eliminado por su alto grado de honor y porque no decirlo, su sangre impura.
El hombre aguanto dos golpes directo a su mandíbula antes de sacar fuerzas de donde no se podían sacar y con un giro de caderas sorprendente cambio la posición de batalla. Ayden ahora se encontraba en el suelo y el, encima. Alexander decidió abrazar con sus manos el cuello de la peliazul y apretarlo con fuerza. Quitándola cualquier posibilidad de llenar los pulmones de aire y llevándola directamente a una muerte por falta de oxigeno.
<<Vaya mierda de muerte>>-pensó Von Rompecraneos antes de hacer la cosa más desesperada que había hecho jamas, estirar el brazo y rezar por encontrar algo que la sacara del apuro. Sus dedos lo rozaron, era frío, metálico, lo agarro y lo impacto una y otra vez contra la cabeza de chupatintas del ministerio. El craneo del hombre se hizo añicos con cada golpe que recibía con el atizador de la chimenea. Para el, una muerte de mierda, para ella, una señal de que su mote estaba bien elegido por sus admiradores.
El cuerpo de Alexander cayó encima suyo y lo aparto con asco. Se tomo tres segundo para  tomar aire suficiente para levantarse y se irguió. En la puerta del Salon se encontraba Alecto, con una sonrisa de oreja a oreja,había sido espectadora de toda la escena y había dejado que siguiera adelante.<<¿Me abría dejado morir?>>-se planteo Ayden antes de levantarse del suelo a duras penas.
-La p…roxi…ma vez… yo voy a po…r la muj….er- dijo mientras recuperaba algo de aire. Su compañera esa noche, no solía reír y aquella noche no iba a ser distinta. Solo perfilo una sonrisa y con esa bastaba para saber que se lo había pasado bien. Alecto era una maldita psicótica pero Ayden tampoco se quedaba atras.

Tablilla creada para Mischief Managed
Otros empleos
avatar
Ayden Von Auermann
Galeones :
40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Funny Games -Privado

Mensaje por Alecto N. Carrow el Jue Jun 11, 2015 4:19 pm

Definitivamente no había hecho la mejor elección al optar por matar a la mujer de Krechenko en vez de al propio tipo, pero no podía negar que entre un asqueroso mestizo y una peor y exterminable sangre sucia o incorrectamente llamados ‘hijos de muggles’… mi pasión había optado por la segunda. ¿Pero qué me había encontrado?, una puta cobarde que en cuanto nos vio entrar y se sintió amenazada, abandonó a su marido en el salón con nosotras y decidió huir escaleras arriba para esconderse en el cuarto de matrimonio. Patético.

Fue así que me tocó seguirla y realizar mi entretenida, pero demasiado fácil, tarea, de matar a aquella cerda tras reventar la puerta del cuarto con el hechizo bombarda y seguidamente dedicarme a torturarla y jugar con ella cual gato juega con un ratón. Cruccios no faltaron desde luego, pero tuve que hacer uso de mi lado más cabrón e infantil a la hora de matarla; reteniéndola por momentos y haciéndola que se agrediese a si misma con diferentes objetos, para luego dejarla huir por escasos segundos dándola un falso atisbo de esperanza, el cual rápidamente me encargaba de destruir con una patada en el costado mientras ella se arrastraba lentamente, para seguido volver a torturarla… así hasta que finalmente la hice cortarse el cuello con un cristal roto lentamente, gracias a la maldición imperio. Fue entretenido…

Una vez terminé con la tarea, bajé a la entrada de la casa, oyendo los golpes y voces en el salón y pudiendo observar la escena na vez llegue a mi destino, pues el salón quedaba abierto a la entrada. Sujeté mi varita con mi mano diestra mientras con la zurda la acariciaba sintiendo la adrenalina y morbo de ver a Ayden en acción, luchando contra aquel desgraciado y notando la tensión entre ambos; aquello era la cosa más bella que se podía observar, era arte…

Cuando por fin acabó con Krechenko sonreí linealmente, resultado del entretenimiento que me había ofrecido la peliazul, la vez que oía su reproche y decidiendo no contestarla, pues en ese momento mi vista estaba clavada en otra cosa. Pasé a su lado hasta llegar al cadáver y con un pie di un empujón al cuerpo, lo justo para darle la vuelta y ponerlo bocarriba para acto seguido poner el mismo pie sobre la mejilla más próxima para mover levemente el rostro del tipo y poder observar su expresión. Tenía los ojos abiertos y miraba fijamente al frente; cualquiera podía decir que me estaba mirando, me agaché y con la varita escribí a fuego en su frente ‘TRAIDOR’, de ese modo todos sabrían lo que era aquel tipo; casarse con una sangre sucia y estar en contra de Lord Voldemort… Así no funcionaban las cosas… O estabas con nosotros… O morías.

Giré el rostro hacia Ayden manteniendo mi lineal sonrisa – Ha sido… divertido, además, que esperabas, ¿qué interrumpiera tu batalla y quitase gracia al asunto?, tienes que dejarme disfrutar de vez en cuando guapa – alcé una ceja divertida y volví a girarme hacia el muerto, pinchando con mi varita las orbes del mismo.



Slytherin
avatar
Alecto N. Carrow
Galeones :
69

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Funny Games -Privado

Mensaje por Ayden Von Auermann el Jue Jun 11, 2015 5:49 pm


Funny Games

19 de Septiembre | 3:46 HS | Casa de Alexander | Ayden & Alecto



Ayden no preguntó por la mujer de Alexander, no había que dejar volar mucho a la imaginación para hacerse una idea del resultado. Por eso, trabajar con Alecto era algo realmente aburrido, tan perfecta, tan meticulosa en su trabajo que quitaba la gracia al asunto.
Se acercó a su compañera y observó como jugaba con una cascara vacía, con unos ojos abiertos y con una frente donde ponía: TRAIDOR. Se agachó para mirar más de cerca como Alecto seguía escribiendo alguna palabra sobre el cuerpo muerte del chupatintas del ministerio, giró la cabeza y observó como perduraba esa sonrisa fría en su rostro, era algo espeluznante. Se levantó y con su brazo dolorido la apartó lo suficiente como para poder aplastar con su bota derecha el craneo, una y otra vez, en repetidas ocasiones, hasta llenar el suelo y las botas de lo que antes había sido el señor  Krechenko. Ahora se estaba divirtiendo ella.
-En algunas ocasiones pienso que entendemos la vida de forma distinta-indicó con una mueca en su rostro. No deseaba aceptar delante de ella que daba igual como entendieran la vida, comprendían la muerte de la misma manera.
Ambas se alejaron del cuadro impresionista que se había convertido el salón y subieron al segundo piso, la peliazul pudo descubrir entonces que la mujer no había tenido ni una sola oportunidad contra Alecto, sus botas bañadas por la sangre de ella así lo atestiguaban.
-Tienes una maldita obsesión con darles falsas esperanzas-afirmo mientras ambas pasaron a la habitación marital.Entonces lo escuchó.- ¿Escuchas eso?….
Se quedaron quietas, sin abrir la boca, sin pastañear esperando escuchar de nuevo el mismo sonido.<<¿Tengo algún traumatismo en la cabeza?>> se planteó Ayden antes de volver a escuchar esa mismo sonido. Eran gotas golpeando contra el suelo, narices respirando y manos sobre bocas que apagaban gritos silenciosos, procedían del armario. Nada. Estaba lleno de ropa, zapatos y alguna que otra caja, pero seguía escuchándose el mismo sonido si se prestaba las necesaria atención. Von Rompecraneos apartó de un golpe las cajas y los zapatos, observó como la luz se introducía sutilmente por una rendija que había al fondo, quito la madera que ocultaba un pequeño espacio supletorio y observó los ojos llorosos de dos niñas. En su rostro apareció una gran sonrisa mientras las arrastraba hacia afuera.
Las dos niñas eran  gemelas, las hijas del señor Krechenko, y a simple vista sucias Mestizas. Ambas estaban nerviosas, soltaban por sus bocas un llanto que se apagaba muy rápido por sus nervios.
La peliazul sonrío- Siempre he querido tener muñecas para divertirme, mi padre estaba obsesionado con regalarme calderos y tarros para pociones- indicó a Alecto- Toma -empujó a uno de ellas- No nos tenemos que pelear por cual quedarnos…son idénticas.

Tablilla creada para Mischief Managed
Otros empleos
avatar
Ayden Von Auermann
Galeones :
40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Funny Games -Privado

Mensaje por Alecto N. Carrow el Jue Jun 11, 2015 10:20 pm

Al notar el brazo de Ayden sobre mi, me aparté como ella pedía con el mismo, entendiendo que algo quería hacer con el montón de carne y huesos que teníamos a nuestros pies, comprobando poco después cuales eran sus intenciones. Una tenue y ronca risa se escapó entre mis labios al ver el cráneo ya dañado de antemano, ahora completamente hecho mierda, aplastado y con los sesos esparcidos por el suelo - Plato groumet - dije con sorna ladeando la cabeza y observando con naturalidad la viscosa mixtura de sesos y sangre.

Después, como si nos comunicáramos por telepatía, nos dirigimos al unísono a la planta de arriba, a ver a la segunda víctima, oyendo el comentario de mi compañera de matanzas y encogiéndome de hombros - Siempre me gustó jugar con la comida - la miré y dibujé lentamente una siniestra sonrisa a la vez que entrecerraba mis ojos componiendo un gesto más oscuro aún. Justo al segundo siguiente entré en alerta al haber oído Ayden un ruido, sacando mi varita para estar preparada y sin contestar para no hacer ruido en caso de que volviera a emitirse algún sonido.

Entonces observé a la peliazul como trataba de encontrar la causa del ruido en el interior de un armario, el cual parecía contener nada más que artículos inservibles, mierda, por un momento pensé que nos íbamos a divertir más. Pero ahí fue cuando ella dio con el objetivo, un doble fondo en el armario que escondía ni más ni menos que a las que serían las... las... ¡gemelas!, pequeñas y asquerosamente dulces, hijas del asesinado matrimonio.

Agarré del cuello del ridículo vestido floreado que llevaba la gemela que me pasó de un empujón Ayden, mirándola con una mezcla de placer, de pensar en lo que podía hacer con ella, y de tremendo recelo, ¿tocar a una cría? ¿yo? cuanto más lejos de mi estuvieran esas miniaturas de seres humanos mejor para mí. Carraspeé sintiéndome avergonzada de mi misma por tener pinta de estar espantada de tocar a una indefensa niña y la tomé con más fuerza para reafirmar mi posición de mujer de hierro - ¿Qué hacíais ahí escondidas, pequeñas y detestables liendres? - Me incliné levemente para colocar mi rostro a escasa distancia de el de la niña, sonriendo ampliamente cual payaso de película de terror - ¿No queréis estar con vuestros padres? - Puse unos fingidos pucheros cargados de ironía y seguido me volví a incorporar y la tome del cabello con fuerza - Vamos a ver a tu madre, a mi me gusta ver a las familias unidas, ¿no crees que así es mejor, liendre? - dije habiéndola bautizado ya con ese nombre mientras caminaba por el cuarto con tranquilidad dando fuertes tirones al cabello de la niña para que llevara mi paso y observando el serpenteante trayecto de sangre que había dejado la madre de las crías, resultado de sus repetidos intentos de huir de mi - Es como en los cuentos... solo tenemos que seguir el sendero rojo - la niña aumentó sus llantos al ver la sangre en el suelo, tratando de caminar en dirección contraria con miedo de caminar hacia donde yo la llevaba, sin conseguir su objetivo y llegando finalmente a los pies de la madre.

- ¡Oh!, ¿Qué tenemos aquí? - dije colocando a la niña delante de mi, arrastrándola con un tirón de pelo ya que ella trataba de evitar cada dirección que la mandaba tomar - ¿Crees que estará durmiendo? - la niña trataba de evitar mirar a su madre pero yo la sujetaba con mi mano libre de la barbilla para que mirara - Ah no, esta despierta, mira sus ojos abiertos - Solté a la niña tras mandarla quedarse quieta cambiando la voz por completo y pasando de aquella voz infantil y tétrica a una fría y tajante. Me puse de rodillas en el suelo junto al cadáver y tomé el codo de la sucia madre para saludar con el respectivo brazo y mano a su hija - Hola cariño, ven a darme un beso - dije poniendo una estúpida y aguda voz fingiendo que hablaba su madre. La niña dio un grito de terror mezclado con rabia a lo que yo contesté tomándola del brazo con fuerza y haciéndola arrodillarse junto al cadáver - ¿No queréis uniros a la reunión familiar? - pregunté con tono delicado pero siniestro como siempre, siendo falso y medio ridículo.

Aquello estaba siendo todo un gran show, un gran freak show. ¿Estaba loca?, puede que si... Pero que podía hacer, no todo era violencia física, como había dicho antes, adoraba jugar con mi comida y para ello, el maltrato y terror psicológico era una gran arma.



Slytherin
avatar
Alecto N. Carrow
Galeones :
69

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Funny Games -Privado

Mensaje por Ayden Von Auermann el Vie Jun 12, 2015 3:00 pm


Funny Games

19 de Septiembre | 3:46 HS | Casa de Alexander | Ayden & Alecto



La hermana restante se guardaba las lagrimas.En ocasiones parecía que se iban a derramar por su rostro de un momento a otro pero mantuvo la compostura de la mejor forma posible. Necesitaba ser la fuerte de las dos e inflar valor a su hermana. Ayden se sentía verdaderamente orgullosa del comportamiento de su “muñequita” y mostró en su rostro una sonrisa complaciente, le había tocado la hermana menos defectuosa de las dos y era para estar alegre.
Agarró el brazo de la niña con delicadeza y la arrastró emocionada hasta la cama, la tiró encima y luego cogió el cepillo del pelo que la señora Krecheko, el cual había utilizado hasta hacía pocos minutos y empezó a peinarla. Lo pasó con delicadeza intentando no hacerla daño. La niña seguía manteniendo la compostura a duras penas, su cuerpo temblaba en un constante escalofrío que le recurría desde la punta de los pies hasta la cabeza. Mientras que su hermana no paraba de llorar al final del pasillo, ella no se había partido aun. Eran tan idénticas en principio que nadie hubiera pensado que fuesen tan distintas por dentro.
-Creo que he tenido suerte y me he quedado con la hermana buena-la susurró al oído. La niña tembló y se sonó los mocos.-¿ A que tengo razón, Pestilencia?
No obtuvo respuesta ninguna lo que provocó que lanzara el cepillo contra la pared. La retorciera el pelo entre sus manos y tirara con fuerza de el, impactándola contra el suelo y arrastrándola por el en dirección el pasillo igual que había hecho Alecto minutos antes. Liendre no paraba de llorar, Pestilencia en cambio empezó a gritar, su voz chocaba contra las paredes, lamparas y cuadros. El rostro de la niña se manchó con la alfombra roja que su madre acababa de regalar al mundo, su vestido negro con flores en contraposición con el de su hermana blanco, también se lleno de sangre.
-Pestilencia necesita una buena reprimenda de su padre- indicó a Alecto mientras la arrastraba escaleras abajo. La cabeza de la niña se golpeaba una y otra vez con los escalones hasta que por fin llegaron al piso inferior.
El rostro de la gemela se descompuso por completo cuando vio a su padre. Entonces las lagrimas  si que empezaron a brotar de sus ojos, derramandose por sus mejillas y chocando contra el frío parquet, sus piernas temblaron y se derrumbaron ante la escena que tenia ante ella. Ayden no dudo en arrastrarla junto a lo que quedaba de Alexander, pegando el rostro de la niña con el de su padre en una bella estampa familiar. No tardo mucho en cansarse la peliazul, su capacidad para la concentración era limitad y mas para prestar atención a cosas aburridas, las lagrimas y los momentos sensibleros la aburrían sobre manera.
-¿ A que tengo razón, Pestilencia?-volvió a preguntar.
Estaba vez si que obtuvo respuesta, estaba mezclada entre lloros y tartamudeo nervioso-SssSssss…iii- Pestilencia se había roto por completo y demostraba una mayor disposición para sobrevivir que su hermana. Sin duda, Ayden tenía razón, se había quedado con la gemela buena. Parecía entonces que aquella niña había perdido toda la inocencia y con ella el alma convirtiéndose solo en un bonito recipiente.
-Ayúdame, Pestilencia-indicó mientras cogía el brazo del señor Alexander y tiraba de el en dirección al comedor. La niña no tardo en cumplir la orden que se le había dado, agarro la mano derecha y tiro con fuerza del frío cuerpo del que hasta entonces había sido su padre. Con mucho esfuerzo las dos consiguieron sentarlo en una de las sillas. Acto seguido sentó a Pestilencia en una de las sillas contiguas.
-Quiero que llames a tu madre y a tu hermana para que bajen a cenar, mi pequeña-la ordenó de forma amable como nunca antes había hecho.
-!Mama, Aman…-no terminó de decir el nombre de su hermana cuando recibió un fuerte tortazo en su rostro, un tirón de pelo hacia atrás que la hizo gritar y una mirada desencajada por la locura de parte de Ayden.
-!Tu hermana se llama LIENDRE, LLAMALA POR SU NOMBRE!-termino gritando-!LLAMALAS!.
-Mama…-se lo pensó dos veces y continuo -!LIENDRE A CENAR!

Tablilla creada para Mischief Managed
Otros empleos
avatar
Ayden Von Auermann
Galeones :
40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Funny Games -Privado

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.